La caja B

Está el tema Bárcenas calentito. El señor Luis Bárcenas, ex-tesorero del Partido Popular y apodado “El Cabrón” para más señas, ha declarado en sede judicial,  y parece que ha dejado algunas vergüenzas al aire. El asunto es realmente grave, y hay revuelo en las redes sociales, en la calle, en los bares y en las tertulias de T.V., éstas últimas recomiendo encarecidamente evitar por riesgo de graves daños a la salud, además de provocar fuertes ataques de vergüenza ajena.

Y no he podido resistirme a hacer una entrada al respecto de los pagos en B.

Leo estos días, sobre todo en twitter, muchas personas que se asombran y tachan de idiotas a aquellos que firmaron recibos de su puño y letra, donde detallan la cantidad que se embolsan de dinero llámese dinero en b, dinero turbio, dinero negro, u otras acepciones. Esto me hizo recordar la “gloriosa” época de la burbuja inmobiliaria y ciertas prácticas que tenían algunas las empresas del sector de la construcción y relacionadas con el urbanismo, y cómo tuve conocimiento del “modus operandi” de los sobornos, pagos en B, regalos, etc.

En no pocos casos, la empresa que lleva a cabo estas prácticas, lleva una contabilidad paralela, con anotaciones exactas de “entradas” y “salidas”, y sometido a un control total. Evidentemente no se llevan los pagos y cobros de memoria, y no es de extrañar que haya o hubiera quien o firme o firmara recibos, quien no entienda esto es que no se hace una idea de la magnitud y el entramado mafioso que supone, basado en cierto nivel de confianza: estamos todos metidos en esto, y nadie lo sacará a la luz porque se caería toda la estructura.

Ocurre que cuando se tensa la cuerda y existe alguien que se sale del juego quedan todos al descubierto, así ocurrió con el famoso caso Faycán que destapó una empresaria en verano de 2005, mediante denuncia por el entramado de comisiones ilegales existente en el Ayuntamiento de Telde (Gran Canaria), que exigía una comisión del 20% de la obra a adjudicar, y en el que estaba involucrado medio Ayuntamiento (gobernaba el PP), y que arrojó un saldo de 38 imputados si no recuerdo mal.

Recuerdo profesionales del sector diciendo cuando llegaban ciertas épocas del año, (navidades, pre-elecciones, etc) que se acercaba la temporada de los maletines.

En mi opinión no es muy raro que existan los mencionados recibos, normalmente dentro de una misma organización, es una medida de control y extorsión más, si lo vemos desde la óptica del verdadero y gigantesco entramado mafioso que es no debiera extrañarnos que se fiaran así unos de otros.

Una vez destapadas estas prácticas totalmente miserables, tanto a nivel administración pública como a nivel partidos políticos,debería ser el momento ideal para “ponernos” manos a la obra, y reformar toda la normativa que permite, o al menos no impide, que tengan lugar estos abusos, y por supuesto, cambiar ley de financiación de partidos políticos, así como el sistema de concesiones y licitaciones administrativas y cómo no, quitarnos de encima un Tribunal de Cuentas que, evidentemente, no cumple su función.

Anuncios

Acerca de Raúl G. Gámez

Abogado.
Esta entrada fue publicada en Actualidad, Uncategorized y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La caja B

  1. Reblogueó esto en Sinergia Insulary comentado:
    Con el permiso de Raúl G. Gámez compartimos una de sus “reflexiones irrelevantes” sobre la corrupción en nuestro país, ¿estamos todos metidos en esto?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s