Guía para el fraccionamiento o aplazamiento de tasas judiciales.

No descubro nada si digo que las tasas judiciales establecidas por la Ley 10/2012, de 20 de noviembre, por la que se regulan determinadas tasas en el ámbito de la Administración de Justicia y del Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses (en adelante Ley de Tasas o Ley 10/2012) han provocado un descenso en el número de procedimientos que acceden a los Juzgados.

Tampoco digo nada nuevo si afirmo que en muchísimos casos provocan que el usuario vea vulnerado su derecho a la tutela judicial efectiva consagrado en la Constitución. Hasta que el Tribunal Constitucional resuelva los recursos planteados sobre la Ley de Tasas, existe una práctica, poco extendida, por la que podemos mitigar el efecto perverso de las tasas judiciales, e intentar que nuestro cliente no se vea obligado a desistir de iniciar una reclamación judicial o apelar una sentencia por las elevadas o desproporcionadas tasas. Podemos solicitar, ante la Agencia Tributaria, el aplazamiento o fraccionamiento del importe de las tasas judiciales, constituyendo un instrumento que puede resultar bastante útil.

Las tasas judiciales no dejan de estar sujetas a la Ley 58/2003, de 17 de diciembre, General Tributaria, y al Reglamento General de Recaudación (Real Decreto 939/2005, de 29 de julio), y de hecho la Ley 10/2012 establece en su artículo 8 lo siguiente:

“Los sujetos pasivos autoliquidarán esta tasa conforme al modelo oficial establecido por el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas y procederán a su ingreso en el Tesoro Público con arreglo a lo dispuesto en la legislación tributaria general, y en las normas de reglamentarias de desarrollo de este artículo”.  

Además, no establece la Ley de Tasas ninguna limitación a la posibilidad de fraccionamiento o aplazamiento, que se encuentran contemplados el artículo 65 de la Ley General Tributaria, y que es del tenor literal siguiente:

“Art. 65. Aplazamiento y fraccionamiento de pago.

1.Las deudas tributarias que se encuentren en período voluntario o ejecutivo podrán aplazarse o fraccionarse en los términos que se fijen reglamentariamente y previa solicitud del obligado tributario, cuando su situación económico-financiero le impida de forma transitoria, efectuar el pago en los plazos establecidos”.

Este artículo se desarrolla en el artículo 44 del Reglamento General de Recaudación, que dispone:

“Artículo 44.  Aplazamiento y fraccionamiento del pago.

  1. La Administración podrá a solicitud del obligado aplazar o fraccionar el pago de las deudas en los términos previstos en los artículos 65 y 82 de la Ley 58/2003, de 17 de diciembre, General Tributaria.

2.Serán aplazables o fraccionables todas las deudas tributarias y demás de naturaleza pública cuya titularidad corresponda a la Hacienda pública, salvo las excepciones previstas en las leyes”.

 

Pues bien, sin ahondar más en la normativa tributaria, disponemos de  fundamentos jurídicos para afirmar que existe la posibilidad de fraccionar o aplazar las tasas judiciales. En el mismo sentido se pronuncia este Auto, 5 de febrero de 2014, del TSJ Cataluña, Sala C-Adm Sección Primera, en el que se fundamenta que en el aplazamiento de la tasa judicial debe seguirse el régimen general previsto en la Ley General Tributaria, sin que deba el aplazamiento ocasionar la preclusión del acto procesal.

Un paso más allá, va esta Sentencia, de 30 de enero de 2014, del Tribunal de Justicia de Cataluña. Sala de lo Contencioso Administrativo. Sección Tercera, que interpreta que el impago de las tasas judiciales no debe dar lugar al archivo del procedimiento si la tasa no es proporcionada, y constituye un obstáculo para el acceso a la tutela judicial, debiendo existir una proporcionalidad entre el fin (recaudación) y el modo en que se efectúa.  Además discute que el impago de un impuesto pueda interferir en el ámbito procesal, si se pone en riesgo el derecho fundamental a la tutela judicial efectiva, fundamentos que nos servirán de ayuda en el siguiente paso, que es poner en práctica todo esto en relación con un procedimiento judicial.

 

Manos a la obra, ¿cómo lo hacemos en la práctica?

Primero se debe presentar la demanda o recurso sin adjuntar el modelo tributario que acredita el pago de las tasas, modelo 696, una vez nos requieran mediante la oportuna diligencia de ordenación, procederemos de la siguiente manera:

Como sabemos, las tasas judiciales deben liquidarse mediante el modelo 696, que tiene una peculiaridad, solo puede cumplimentarse/gestionarse/liquidarse telemáticamente, y no contempla la opción de aplazamiento o fraccionamiento de la cuota tributaria, es decir, si no se introduce el NRC que da el banco después de haber pagado,  no puede imprimirse el modelo. Llegados a este punto solo nos queda una opción, imprimir directamente del Boletín Oficial del Estado el modelo 696 aprobado por la Orden HAP 490/2013.

Una vez lo tengamos impreso lo completaremos correctamente de forma manual, determinando la cuantía resultante a abonar.

El siguiente paso es elaborar un escrito solicitando el fraccionamiento o aplazamiento de deuda tributaria, que lo debemos dirigir a la Delegación Provincial de la AEAT, y en el que expondremos detalladamente hechos y fundamentos jurídicos,  incluyendo el hecho imponible (haciendo referencia al procedimiento judicial, indicaremos Tribunal y nº de procedimiento), y la cuantía a pagar, sin olvidar hacer referencia a que el mecanismo de pago del modelo 696 no permite el fraccionamiento de otra manera que no sea la que estamos llevando a cabo.

En los fundamentos de derecho, indicaremos lo precitado, basándonos en la prerrogativa que nos concede la LGT a la hora de solicitar fraccionamiento, hay que tener en cuenta los requisitos que impone el artículo 46.2 del Reglamento General de Recaudación a este respecto, es decir, identificación del obligado tributario, identificación de la deuda, causas que motivan la solicitud (falta de liquidez transitoria), plazos y condiciones que se solicitan, garantía si fuera exigible y orden de domiciliación bancaria. Es importante acreditar la falta de liquidez actual del obligado tributario mediante extractos de cuentas bancarias, otros modelos tributarios liquidados, libros de cuentas etc. También adjuntaremos a la solicitud de fraccionamiento/aplazamiento copia del escrito de demanda y de la diligencia en la que nos conceden plazo para subsanar el defecto por la falta de presentación del modelo 696.

Una vez presentado este escrito, lo aportaremos al procedimiento, asegurándonos de hablar antes con el funcionario judicial encargado de tramitar el procedimiento, ya que no siendo este un método habitual para la liquidación de las tasas judiciales, es recomendable ponerlo en sobreaviso y comentarle la jugada.

En este escrito en el que subsanamos el defecto, tendremos que incluir los fundamentos jurídicos expuestos para darle solidez y evitar un eventual archivo del procedimiento. En teoría, una vez en este punto y acreditada ante el Juzgado la solicitud de fraccionamiento (o aplazamiento) debería continuar el procedimiento judicial, entendiéndose nuestro cliente a partir de ese momento con la AEAT, que le remitirá la correspondiente resolución al respecto.

Y hasta aquí esta pequeña guía, espero que sirva de ayuda.

Sobra decir que es una maniobra procesal que, aún entendiendo que se encuentra totalmente amparada por la legislación, conlleva el riesgo de que el Juzgado no considere nuestra posición, y no tenga por subsanado el defecto, procediendo al archivo del procedimiento, por tanto, úsese con precaución, y valorando los riesgos.

Agradezco desde aquí la ayuda inestimable que me ha prestado el compañero Juan Moreno (@Hackbogado),  fundamental para la elaboración de este post.

Anuncios

Acerca de Raúl G. Gámez

Abogado.
Esta entrada fue publicada en Actualidad, Uncategorized y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Guía para el fraccionamiento o aplazamiento de tasas judiciales.

  1. máximo. dijo:

    Tremendo artículo, Raúl , muy bueno y práctico, Felicidadespor este Blog, desde hoy tienes un nuevo lector y comentarista,espero aportaralguna cosa también. Felicidades.

  2. Priscila dijo:

    Yo hace tiempo que le digo a mis clientes pidan el fraccionamiento pero la AEAT siempre responde que en las tasas judiciales no cabe fraccionamiento.
    Yo adjunto la solicitud de fraccionamiento junto a la demanda.

    Puede descargarse el formulario y rellenarlo directamente en el ordenador en la web de la aeat (predeclaración) .

    También puede pagarse en el banco directamente presentando el formulario (predeclaración).

  3. Antonio Castillo dijo:

    DEspues de luchar juridicamente con el secretario judiical, la señora juez me dicata auto de inadmisión de un recurso de apelación: He solicitado el fraccionamiento ante AEAT. He recurrido en queja y estoy a a la espera de que la A. P. de Málaga resuelva. Si estima la queja, se deberá de tramitar la apelación por el juzgado: Será válida y ajustada a derecho (Tributario) la petición de fraccionamiento del pago de la tasa ante la AEAT.
    Asi, tengo otra queja, del mismo juzgado.
    Vista para el 29 de enrdo, y la otra para el 19 de febrero. Todavia la AP, no ha resuelto. A ver lo que rordena dicho tribunal. Si es malo, me ire al TC. Ya os informaré.!!!! Saludos.

  4. Pingback: Los efectos “pro futuro” de la STC sobre las tasas judiciales. – El blog de Leopoldo Gandarias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s